Sí, lo entiendo, el dinero no lo es todo en la vida. Pero sí ayuda en muchas, muchas cosas. Ahora bien, como la gran mayoría de nosotros no somos hijos o compadres de Carlos Slim, Bill Gates o Mark Zuckerberg, pues tenemos que ganarnos la vida trabajando, a veces hasta en triples jornadas o actividades.

Entonces, claro que es agradable trabajar y sentir esa delicia de ganarse un peso, dólar, yen, euro o la moneda de tu país, gracias al trabajo duro. Sin embargo, no hay que abusar; todo en exceso es malo, hasta el agua.

Trabajar en exceso puede traer más problemas de los que suponemos, no darle descanso al cuerpo hace que el organismo se altere y la salud se vea afectada.Trabajar en exceso a veces resulta cotidiano, no nos damos que lo hacemos hasta que vemos afectada nuestra salud. Pensamos que el cansancio es algo normal, pero la verdad es que no lo es del todo.

PUEDES VER: Trabajar antes de las 9 es “torturar”, asegura estudio

Entonces debes de tomar en cuenta los peligros que existen por trabajar en exceso.

Problemas por exceso de trabajo

Para empezar hay temas que se deben tomar muy en cuenta generados por el trabajo en exceso, estos son: estrés, fatiga, problemas cardiacos, neurológicos y gástricos (eso de traer una fogata en la boca del estómago no es agradable).

Fíjate, te daré un dato, en el 2013 en México se registraron 415.660 accidentes de trabajo y 6.364 enfermedades relacionadas a lo laboral. Por si fuera poco, murieron 982 personas por motivos laborales. Según los resultados de un análisis, el 27% de estas situaciones obedeció a ríspidas, largas y agotadoras jornadas.

1. Cansancio
Esto invariablemente se traduce en bajo rendimiento. Vamos, si un día tiene 24 horas y trabajas 12, 16 o hasta 20, entonces (si Pitágoras no miente), te quedarán apenas cuatro para medio dormir, cuando lo recomendable es descansar por lo menos 7 horas. Si andas con sueño y cansado todo el día, no te concentras bien, entonces cabe el riesgo que hagas mal tu trabajo y consecuentemente venga un probable despido; o en el peor de los casos, que tengas un accidente.

2. Problemas estomacales y cardiovasculares
El mal comer o “medio comer” puede traer problemas de dispepsia. Esto es la digestión laboriosa e imperfecta de los alimentos, además de acidez estomacal, dolores abdominales y flatulencia (no creo que quieras andar aromatizando todo tu entorno). El no comer de forma adecuada se refleja también en el peso y la obesidad. Esto trae consigo diabetes o problemas cardiovasculares. Más vale fijar una hora o algunos minutos bien establecidos para los alimentos, que después andar probando un delicioso licuado de chayote (guatila o chuchu) mientras permaneces en el hospital.

3. Dependencia a sustancias
Por supuesto que uno se puede volver drogadicto con tanto estrés. Y no es que pienses en sustancias pesadas e ilegales; el no descansar, ni comer y estar bajo estrés puede provocar dolores constantes de cabeza, entonces para quitarlos pues viene una aspirina. El tomar seguido esta pastilla “mágica” trae consigo afecciones al corazón. Conozco gente temeraria que se la toma con un conocido refresco de cola, entonces el riesgo es doble porque se pone a trabajar al doble la máquina.

Entiende que tu salud es lo más importante, ya que sin ella, cualquier pendiente que tengas no podrá ser realizado.