El “vivieron felices por siempre” no siempre es verdadero, muchas veces las historias de amor terminan, incluso las que pensaste que durarían una eternidad. Perder nuestro primer amor puede parecer lo más trágico y doloroso, sin embargo, tiene más de un aspecto positivo que debemos rescatar.

TE PUEDE INTERESAR: “El amor más admirable no es el primero, sino el que llega después de una decepción”

Pasar por una ruptura amorosa es algo terrible, pero siempre es mejor ver el lado positivo de las cosas y comprender que aunque perdamos, al final siempre se gana algo. Aquí te dejamos 6 razones que te harán sentir agradecida por haber perdido tu primer amor.

1.- Te conoces mejor

El periodo posterior a la ruptura te permite tener tiempo para reflexionar y te ayuda a conocerte mejor. Durante esta etapa, aprendes mucho sobre tus límites, ves de cerca a tus demonios y encuentras la forma de salir de las sombras.

2.- Reconoces tus defectos y errores

Por primera vez en tu vida empiezas a analizar cómo eres como compañera sentimental, lo cual te ayuda a darte cuenta de los errores que cometiste en el pasado. Cuando puedes ver en qué fallaste, ya sabes qué es lo que debes evitar la próxima vez.

3.- Sabes lo que quieres

Tienes una visión más clara de lo que realmente quieres. Empiezas poner estándares que no estás dispuesta a bajar, ya no andas en rodeos porque aprendiste que las cosas claras siempre son mejor.

4.- Aprendes a expresarte mejor

Y a comunicarte con más frecuencia. Ya sabes que nadie te va leer la mente y la comunicación es básica para que tus próximas relaciones funcionen.

TAMBIÉN PUEDES VER: ¿El primer amor nunca se olvida?

5.- Disfrutas de tu soledad

Perder a tu primer amor hace que disfrutes la soledad. Te conoces mucho mejor, te das cuenta que no hay nada de malo en estar un tiempo soltera si aprovechas esta etapa para crecer como persona.

6.- Reconoces que es solo el inicio

El dolor pasa, la persona se supera y recuperas las esperanzas de encontrar a esa persona que esté dispuesta a luchar contigo hasta el final. Sabes que pese al dolor que provocó tu primer amor, existirá alguien que te robe más sonrisas que lágrimas.