Actualización: Mié, 29 / Nov / 2017 10:49 am
Miércoles, 29 / Nov / 2017
Media: 4

¿Es cierto que “lo prohibido es mejor”? Aquí te lo contamos

Puede que sintamos “adrenalina”, pero las consecuencias de los actos pueden afectarte. No todas las personas estamos esperando que nos digan “¡No lo hagas, prohibido!”

¿Es cierto que “lo prohibido es mejor”? Aquí te lo contamos
Mirando el horizonte

Una amiga siempre coreaba una canción de Romeo Santos: “Una aventura es más divertida si huele a peligro”. Nos mirábamos y nos reíamos. Le pregunté si eso era lo que consideraba y me respondió “sí, todo es mejor cuando te lo prohíben porque sabes que igual lo vas a hacer”.

Nos despedimos y me puse a pensar si es probable que sea cierto lo que me dijo. Aunque no lo creas, cometer un error puede ser perjudicial para ti y para las personas involucradas.

 

TE PUEDE INTERESAR: “Dejamos que el miedo le ganara al amor”

 

Puede que sintamos “adrenalina”, pero las consecuencias de los actos pueden afectarte. No todas las personas estamos esperando que nos digan “¡No lo hagas, prohibido!”, nosotras sabemos qué puede pasar.

No todo fin justifica los medios. Esto es lo que pasa por tu mente y cuerpo al momento de querer caer en la tentación de hacer lo prohibido:

 

1. Miedo

Tener miedo te paraliza el cuerpo. Muchas dejamos de pasar el miedo cuando nos ponemos un objetivo: Cuando tenga 25 seré madre. Si eso no sucede, el miedo te embargará porque crees que no pudiste cumplir tu meta.

Para que no lo sientas, debes reconocer primero el problema. No pongas un tope a las cosas, solo se irán cumpliendo. Mientras más presión pongas, más tarde se cumplirá.

 

 

 

PUEDES VER: 4 señales que indican que tienes miedo al compromiso

 

2. Sufrimiento

Puede que este sea el principal punto que nos guíe hacia la tentación de cometer algo prohibido. El dolor es capaz de hacernos buscar una salida fácil, pero sabemos que no es lo mejor, y eso conlleva al sufrimiento.

 

 

3. Escape

Caemos en tentaciones porque creemos que es la única manera de que nuestros problemas se resuelvan. No es conveniente escapar de la realidad y dejar las cosas sin resolver.

 

 

Media: