Esta historia tiene un triste comienzo, donde una madre soltera sacrifica su amor por su hija con la intención de darle la posibilidad de tener una vida mejor. Sin embargo, también concluye con un final feliz, que aún si suena inesperado, parece haber sido planeado por el destino.

En el año 1986, una joven en Sudáfrica de 19 años, se vio acorralada en una situación que consideraba sin salida; embarazada, soltera y sin empleo ni manera de sobrevivir. La joven mamá amaba a su bebé, pero al verse sola en el mundo, sintió que lo mejor para su hija seria ponerla en adopción. La madre tomó esta decisión con el deseo de darle a su hija la oportunidad de crecer dentro de un hogar con una familia que pudiera ofrecerle todo lo que ella merecía.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: Esta es la tierna historia del bombero que adoptó a la bebé que ayudó a nacer

 

Entregó a su bebé en adopción, a la que llamó Tammy, poco después de nacer, pero se aseguró de hacer algo especial para su hija, lo que sin saberlo seria la clave para un milagro 21 años después.

Ella escribió un libro el cual entregó con su bebé, explicándole en detalle por qué había tomado la dura decisión de darla en adopción. En el libro, con fecha del 15 de agosto de 1987 decía:

“A mi amada hija, esta es ciertamente la carta más difícil que he tenido que escribir en toda mi vida, hay tantas cosas que quisiera decirte… Primeramente quiero que sepas que te amo muchísimo; por favor no pienses ni un segundo que te dí en adopción porque no te amo, es totalmente lo contrario“.

Tammy fue adoptada por una amorosa familia que le dio todo lo que necesitó, pero al crecer, ella comenzó a sentir curiosidad por saber que había sido de la mujer que le había escrito el libro al darla en adopción. Al tener edad suficiente, Tammy comenzó a buscar más información y a atar las pocas pistas que le ofrecía la carta de su madre biológica. Una de las pistas que la joven madre había escrito era que tenia un hermano y una hermana, llamados Kevin y Beverly.

Un día, Tammy decidió acudir a las redes sociales con la poca información que tenia con la esperanza de encantar a su progenitora, y para su sorpresa, logró llegar al perfil de un hombre que parecía ser Kevin, su tío biológico.

Desde el perfil de Kevin, Tammy logro identificar a una mujer que sospechaba era su madre biológica y rápidamente le escribió una carta.

No tienes idea quién soy pero espero tener una idea de quien eres tú, y rezo para estar en lo correcto. Me llamo Tammy, tengo 21 años, vivo en Sudáfrica y soy adoptada.” Escribió la hija en su carta.

Las sospechas de Tammy eran correctas, y la madre al leer la carta no podía contener su alegría por la sorpresa que le había deparado el destino.

 

TE PUEDE INTERESAR: Creía que su bebé había muerto, pero 41 años más tarde conoció a su hijo

 

Madre e hija no podían esperar para conocerse en persona, y el encuentro no quedo nada corto de emocional. Su historia de reencuentro fue publicada en la pagina Little Things, y ha tocado el corazón de miles de personas.

Al ver el video puedes notar el inmenso amor que las dos sienten mutuamente, como también su increíble parecido físico.

La historia de Tammy y su madre nos da varias lecciones de vida. Reconocemos los sacrificios que una madre está dispuesta a hacer por el bien de sus hijos, y el gran corazón de una hija, que en lugar de juzgar o sentir rencor por haber sido puesta en adopción, no tiene nada más que amor por su madre biológica.

Definitivamente los lazos de amor que une la sangre no mueren ni con el tiempo ni la distancia.

Comentarios

¡Comenta Aquí!

Compartir