Amar no significa perder la dignidad. Si a una persona realmente le interesa estar contigo, no necesitarás esforzarte demasiado para mantenerla a tu lado. El amor debe ser correspondido; si no es así, pese a lo mucho que te esmeres, tarde o temprano partirá dejándote el corazón en mil pedazos.

TE PUEDE INTERESAR: “El amor no debería quitarte la dignidad”

Por mucho amor que puedas sentir, por las increíbles características que tenga esa persona, siempre debes anteponer tu tranquilidad. Ser Mejor publicó un artículo con el que podrás darte cuenta que ningún hombre del mundo tiene demasiado valor como para hacerte perder la dignidad. Aquí lo compartimos contigo:

“Lo amé hasta que mi dignidad dijo: ‘No es para tanto'”

“Cuántos errores cometemos en nombre del amor. Idealizamos amigos, historias y, sobre todo, a la persona que amamos. Nos cegamos tanto que llegamos a sacrificar lo que nunca deberíamos: nuestro corazón, nuestra felicidad, y a veces, incluso, nuestra dignidad.

Me enamoré de quien no debería hacerlo, jamás. Llegué a construir historias que sólo existían en mi mente, el sueño ideal que siempre soñé para mi vida. Me bastaba una simple promesa para entregar todo sin pensar, arriesgando mis sueños, mis anhelos, mi esencia. Me volví tan irracional que pasé por alto defectos que nunca pensé que sería capaz de soportar. Y yo me creí muy valiente cuando los demás sólo decían que era una tonta por amor.

Hice lo imposible por mantener feliz a ese hombre, sólo bastaba que me dijera que me amaba y yo era capaz de cualquier cosa. Lo complacía pensando que de ese modo el estaría contento y nunca pasaría por su mente irse de mi lado. Omití detalles y aprendí a fingir que todo estaba bien, siempre, cuando en realidad, yo sentía que ya nada estaba bien. Y así, poco a poco, llegó un día en que me estrellé con la realidad… estaba perdiendo mi dignidad.

Él lo sabía y se aprovechaba de eso para manejarme a su antojo. Pero el verdadero problema, era yo misma, que no me estaba respetando y le estaba permitiendo sobrepasar los límites. Y todo porque “lo amaba”.

TAMBIÉN PUEDES VER: “Cuando lloras, lo haces por ti y tu historia perdida, no por él”

¿En qué momento me olvidé de mí? ¿Hasta qué punto estaba dispuesta a llegar con tal de no perderlo? ¿Qué significa sacrificarse por amor? ¿Cuál es el alto precio que tengo que pagar por que me amen? ¿Acaso eso el amor?

Me olvidé de mí cuando comencé a perder mi esencia, cuando inconscientemente perdí el amor y el respeto hacia mí. Cuando dejé que alguien que no sabe lo que es el amor cortara mis alas. Cuando dejé que limitara mis sueños y mi alma se debilitara. Cuando dejé de expresar libremente lo que sentía por miedo a que me abandonaran. Cuando la alegría y los buenos momentos se transformaron en sentimientos de fracaso e insatisfacción.

No, eso no podía ser amor. El amor no puede permitir que se pierda la dignidad. Amar nunca debe suponer renunciar a uno mismo. Para poder amar de verdad, uno necesita primero conocerse a sí mismo, ser consciente de su personalidad, de su esencia, de su forma de pensar. Tenemos que tener claro que nada ni nadie debe cambiar nuestros valores ni nuestras convicciones. Nadie debe, por ningún motivo, amenazar nuestra dignidad y nuestra felicidad. Porque quien te ama de verdad, te aceptará como tal y como eres.

Hice parte de mi mundo y entregué todo a quien, lamentablemente, no merecía la pena, mucho menos, mi amor. Lo amé hasta que mi dignidad dijo: “No es para tanto”, mírate en un espejo, tú no eres juguete de nadie, ámate, valórate y respétate como mujer.

No siempre es fácil tomar la determinación de dejar atrás a quien nos hiere, especialmente si aun sigues amando a la persona, pero decidí hacerlo, decidí salvar mi propia vida y sanar mi corazón. Decidí amarme, porque después de todo, nadie lo hará por mí, no si yo no lo hago primero. Amar es increíblemente extraordinario, de eso me queda la menor duda, pero también es cierto, que el amor más bonito es el que sentimos por nosotros mismos.

LEE TAMBIÉN: “Amiga: ¿vale más un hombre que tu dignidad?”

Me armé de valor y me miré en un espejo, y reconozco que no soy perfecta, que tengo virtudes y errores, aciertos y defectos, pero siempre intento mejorar. Pero sé lo que valgo y no volveré a dudar de mi fuerza. Nunca más me volveré a conformar con un amor a medias, ni a permitir que mi corazón vuelva a sufrir por una mala relación. No, ya no. Ya me cansé de llorar, ya no quiero sufrir más, por lo que desde mi interior, voy a sanar cada herida.

A partir de este momento, la única que decide y resuelve mi vida, soy yo. Estoy aquí para ser feliz y de ahora en adelante voy siempre de pie, con la dignidad intacta, aún cuando tenga roto el corazón.”

Comentarios

¡Comenta Aquí!

Loading...