Una de las personas que más amamos, y tal vez con la que hemos peleado mucho en diferentes etapas de nuestra vida, es nuestra mamá. Es y siempre será la verdadera mejor amiga y nuestro apoyo incondicional. Y si ha sido padre y madre para nosotras, sabemos muy bien todo lo que ha hecho por siempre darnos lo mejor.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Conmovedora carta de la mamá de un niño al que no invitaron a una fiesta por tener Síndrome de Down

 

El amor de una madre es irremplazable. Es una frase muy trillado, pero muy cierta. ¿Qué haríamos sin ella? Si ella ya partió al cielo, sabemos muy bien la falta que nos hace sus palabras, sus caricias o su simple compañía. Aquí te compartimos una carta que nos conmoverá y hará reflexionar sobre nuestra relación con mamá. ¡Léela!

Mamá, solo vive una larga vida… porque no sabría qué hacer sin ti

“Hija, llévate esas manzanas para que te las comas en el camino. No se ven muy bonitas, pero están muy jugosas, además, a ti te encantan”, me dijo mi mamá la última vez que fui a visitarla a su casa. Ya en el camino, me ofreció pan recién hecho y yo lo acepté porque de verdad me encanta; su sabor y su aroma me devuelven a casa.

mamá

No importa cuántos años tengas, siempre extrañarás a mamá. La verdad no sé cómo sería la vida sin escuchar su voz por teléfono ni cómo podría vivir sin su comida, aunque solo la coma de vez en cuando. No sé cómo sería entrar a casa y no sentir ese calor. Mamá, solo vive una larga vida… porque no sé cómo sería estar sin ti.

Mi mamá siempre insiste en que salga bien cubierta de la casa. Suele repetirme que trabajo mucho, que es hora de tomar las cosas con más calma; está de acuerdo conmigo en que la vida no es sencilla, así que comprende también que no pueda visitarla todos los días. Vivimos a 40 kilómetros de distancia, pero aun así la llamo cada día.

LEE TAMBIÉN: La imagen de esta mujer amamantando a su bebé se ha vuelto viral y aquí te decimos por qué

 

Si mi hermana tiene muchos problemas, si subieron los precios de esto o aquello, o el gato se salió hace no se cuantos días y no ha vuelto, siempre tiene algo que contarme. Su vida parece menos importante, o es la naturaleza que nos hace hablar menos de nosotros y más de los demás.

mamá

A veces me dice: “perdón hija, ¿con quién más me puedo quejar?”. Entonces me doy cuenta de lo importante que es en mi vida, de todas sus lecciones, de todos sus cuidados, de lo mucho que valoro nuestras charlas y sus sermones… Todo eso es nuestra vida.

Cada vez que voy a visitarla termina ofreciéndome comida y  reímos; si le digo que tengo frío se levanta de inmediato para encender el horno y que la cocina se sienta calientita. Yo me vuelvo a sentir como niña otra vez, todo es delicioso y acogedor y los problemas se disipan. Mamá, mamita querida, solo vive una larga vida… porque no sé cómo sería vivir sin ti.”

Comentarios

¡Comenta Aquí!