Es casi imposible retener las lágrimas cuando el dolor es demasiado intenso. Llorar libera el alma, pero cuando el corazón está muy herido, no hay nada que pueda controlarlas. Siempre es mejor buscar una escapatoria, una distracción que concentre nuestros sentidos en algo más que no sea la partida de esa persona amada.

TE PUEDE INTERESAR: “Tus lágrimas son inevitables, pero tienes que saber que la vida es hermosa”

Llora y grita si es necesario, pero, al amanecer, despierta, levántate y sigue adelante con tu vida. Entendemos el dolor y lo complicado que es superar, pero si no das el primer paso hoy, no lograrás nada mañana. Ser Mejor publicó un artículo que te hará reflexionar sobre esta situación. Aquí lo compartimos contigo:

“Mis lágrimas no me dejan ver más allá de la soledad”

Una habitación, la oscuridad, el dolor, el tiempo que pasa como si no le importase nada, lágrimas brotando de mis ojos; todos estamos reunidos para saborear de nuevo esa sensación de tristeza en medio de la noche. No puedo parar de llorar y decirme que tal vez todo mejorará. Trato de convencerme a mí misma que todo estará bien, pero mis lágrimas no me dejan ver más allá de la soledad.

Te miro en todos lados, te siento cerca de mí en cualquier lugar, te anhelo en todo momento y te extraño a cada minuto. Ya no sé como parar esas lágrimas que humedecen mi rostro sin ningún beneficio. No sé como dejar de pensar en todos los momentos que pasé a tu lado, no sé como decirle a la noche que me deje descansar y que permita que el sol salga pronto, que la luz quite un poco de peso de mis hombros y ayude a que mis ojos dejes de llorar.

TAMBIÉN PUEDES VER: “Las malas decisiones son para aprender y tú fuiste una de ellas”

Me siento sola y estoy así desde el día en el que decidiste irte de mi lado; el día en el que abandonaste todo. Comienzo a pensar que solo tú estabas cerca de mí, que estoy sola en esto y que nadie podrá sacarme del pozo donde me encuentro. No quiero, ya no quiero pensar en todo ese tiempo que pude compartir momentos especiales a tu lado; en esos momentos que ahora son los culpables de todo lo que siente el corazón; que son los culpables de que te extrañe como nunca y como a nadie. Eres, fuiste y serás el único hombre que amé con el alma, acaricié tantas veces mientras dormía; al único que hizo que conociera la sensación de estar enamorada y sentirme plena con una sola persona.

Fuiste especial en mi vida, eso no lo podré cambiar, pero quiero ver más allá, quiero comenzar una vida sin ti y dejar de sentir esta soledad que me va matando poco a poco, que cuando parece que comienza a desvanecerse los recuerdos vuelven a traerla pensando que he quedado sola en este mundo; pensando que me han quitado una de las cosas más preciadas de mi vida, a la única persona que amé y con la única que quisiera pasar el resto de mi vida.

 

LEE TAMBIÉN: “Cuando lloras, lo haces por ti y tu historia perdida, no por él”

Estás en mi corazón, eso es lo que impide que las lágrimas dejen de salir al exterior, es lo que hace que el corazón ya no pueda más y comience a encogerse y dejar un hueco en su lugar. Tus recuerdos son los que hacen que mi mente comience a pensar que al irte el amor me demuestra que no fue hecho para mí. Son los recuerdos los que vuelven a abrir las heridas y comienzan a lastimarlas sin piedad. Son mis lágrimas las que cubren mis ojos y no me dejan ver ninguna posibilidad, ni una sola oportunidad de volver a ser lo que era antes en el interior, sino que comienzan a creer dentro de mí amargura y decepción.”

Comentarios

¡Comenta Aquí!