Existen muchas causas que pueden producir alteraciones posturales y dolores en nuestra columna vertebral evitando así un adecuado desarrollo de sus funciones como el de sostener alineada la cabeza, el tórax y las extremidades superiores; y la de brindar flexibilidad al tronco para sus destrezas. La columna en una vista lateral no es una línea recta, sino presenta 4 curvaturas normales que permiten esa flexibilidad y amortiguan las fuerzas que actúan sobre ella al caminar, correr, saltar y caer de pie, etc.

Para que nuestra columna vertebral funcione en buenas condiciones necesita: un trabajo muscular balanceado y una buena alineación principalmente de la pelvis y los miembros inferiores que son quienes la sostienen. Así al pararnos con los pies apoyados sobre el piso, nuestra curvatura normal lumbar es adecuada; el punto que concentra todo nuestro peso del cuerpo llamado centro de gravedad” se ubica a la altura de nuestro ombligo y mientras estemos caminando siempre debe proyectarse en una línea imaginaria hacia una “base de soporte” que es toda el área que ocupan ambos pies desde la punta hasta el talón. Mientras estamos parados o al caminar el centro de gravedad debe caer siempre dentro de la base de soporte o perdemos el equilibrio y caemos. También el peso del cuerpo está distribuido homogéneamente a través de ambas caderas hacia los pies.

TAMBIÉN PUEDES LEER: 3 trucos para caminar con tacos todo el día sin cansarte

Edith Rodríguez Castillo, docente de la Universidad Católica Sedes Sapientiae nos comenta las 10 cosas que los tacones altos le hacen a nuestro cuerpo:

El uso de tacones altos como accesorio de vestir en las mujeres, modifica la programación postural del cuerpo, es decir se modifica la alineación postural de la columna y modifica la distribución de cargas de peso en diferentes articulaciones de columna y miembros inferiores (cadera, rodilla, tobillo). Al caminar con tacos se observa:
1. La base de soporte en los pies disminuye al área de los nuevos apoyos del zapato con taco y esto obliga a buscar mayor equilibrio.

tacones altos

2. Elevación del centro de gravedad corporal, debido a que la persona crece en talla por los tacos y hay trabajo muscular diferente para mantener el equilibrio.

3. Incremento de la curvatura lumbar normal, por la inclinación de la pelvis hacia adelante y compensar ello inclinando el cuerpo hacia atrás.

tacones altos

4. Tensión de músculos de la pantorrilla, que provocan pararnos en punta de pies dentro de los zapatos.

5. Tensión y/o espasmo en los músculos lumbares de la columna, por el incremento de la curvatura y sobre esfuerzo muscular.

tacones altos

6. Dolor en diferentes regiones de la columna vertebral.

7. Desgaste articular de las vertebras, factor de una artrosis futura.

tacones altos

8. Compensaciones posturales en columna superior, formándose las llamadas jorobas.

9. Compensación con proyección anterior de cabeza, acompañado de dolor cervical.

tacones altos

10. Requerimiento de mayor estabilidad en la postura.

LEE TAMBIÉN: 5 trucos para que tus zapatos no sean sinónimo de dolor de pies

Las alteraciones posturales y efectos negativos del uso de tacones altos dependen de múltiples factores como la frecuencia de uso según la actividad o profesión que se realice, una vida sedentaria, si ya se cursa con alguna alteración postural como pie plano ello puede acelerar los efectos negativos.
Se pueden tener en cuenta ciertos criterios para prevenir efectos adversos:
· Se recomienda en lo posible no usar de forma habitual tacones que superen los 5 cm. para prevenir lesiones en el cuerpo y en los pies.

· De preferencia usar tacos más anchos que aumenten la base de soporte.

· Usar plataformas, para reducir la sobrecarga de peso en zona anterior del pie.

· Intercambiar el uso de zapatos de taco alto con tacos bajos y zapatos sin taco, para mantener la flexibilidad de los tendones y grupos musculares.

· Alternar los modelos de zapatos en taco alto, para que la distribución de la carga de peso no afecte siempre a la misma zona.

· Dar pausas en el día para sentarse y descansar el pie del zapato.

· Ejercicios para elongar diferentes grupos musculares: toda la columna vertebral, aductores, músculos de la pantorrilla y planta del pie principalmente.

· Ejercicios que fortalezcan los músculos abdominales y glúteos, para poder equilibrar ese cambio postural en la pelvis y columna lumbar.

· Ejercicios y actividades donde se trabaje el equilibrio corporal.

· Estar atentos a lo que nuestro cuerpo nos manifiesta, cualquier molestia es un signo de alarma.

Si se reconocen signos de alarma por uso prolongado de tacones altos, acudir al Fisioterapeuta el cual hará una evaluación específica para determinar la causa de la molestia, evaluar la flexibilidad muscular y dar el tratamiento específico.