Hacer dieta es difícil y puede resultar absolutamente espantoso. Por eso muchos adelgazan y tienen éxito durante un breve período, pero después recuperan el peso perdido.

Esta verdad pone de relieve lo difícil y penoso que es hacer dieta. Las dietas suelen prometer resultados fantásticos y duraderos, pero son muy pocas las que realmente tienen efectos perdurables.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: 3 mejores opciones para reemplazar el azúcar y bajar de peso

 

Lo cierto es que los malos hábitos son resistentes. Nuestros hábitos son nuestra vida. Cambiar drásticamente algunos puede parecer loable en un primer momento, pero después de un tiempo, cuando la vida se cruza en el camino, nuestros viejos hábitos suelen volver. Sentimos entonces que hemos fracasado y estamos nuevamente en el casillero de salida.

¿Existe, entonces, una dieta que favorezca cambios importantes en el estilo de vida potenciando la salud y la felicidad? ¿O acaso nos condena a volver al punto en que empezamos? ¿Es realmente exitosa?

En vez de caer en esa trampa de la dieta yo-yo eternamente frustrante, veamos qué obstáculos puede estar enfrentando en su dieta y qué puede hacer para contrarrestarlos.

Está haciendo demasiado ejercicio

Ya sabe, para bajar de peso. El ejercicio se ha convertido en un trabajo y es penoso. Resulta excitante por un rato, principalmente porque esperamos ansiosamente los grandes beneficios que estamos seguros de ver… algún día. Pero la realidad es algo innato que no nos llevemos bien con el castigo. Un plan de gimnasia penoso sólo dura un tiempo determinado y puede tener un impacto negativo en nuestro bienestar si lo continuamos durante un periodo extenso. En vez de hacer ejercicio de una manera que resulte penosa, pruebe con formas de moverse que le gusten. Ya sea caminar, dar paseos, bailar, jugar deportes o lo que sea, intente algo diferente.

Eliminó de su dieta grupos enteros de alimentos

El gluten es el enemigo, o por lo menos eso es lo que le han dicho. Pero, a decir verdad, ¿por qué tenerle tanto miedo a un par de proteínas? Los principios psicológicos nos dicen que cuando nos auto-negamos los alimentos que queremos, simplemente queremos lo que no podemos tener. Nos disponemos así a atiborrarnos. Por eso muchas dietas son seguidas por episodios de comer en exceso, y por eso el peso suele retornar mucho más rápido de lo que tardó en desaparecer. En vez de eliminar grupos de comidas de su dieta o de restringir alimentos que le gustan, pruebe con la alimentación consciente. Trate de prestar atención a lo que está comiendo. La alimentación desatenta sienta las bases de la alimentación excesiva, sin satisfacción. La alimentación consciente nos permite sentirnos satisfechos con lo que estamos comiendo y generalmente con menos. Ejercitar la conciencia es algo poderoso. Inténtelo.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cuánto y qué ejercicio debemos hacer para bajar de peso?

 

Está haciendo una dieta que le genera estrés

Está haciendo una dieta que requiere mucho trabajo y restricciones incómodas. Subestimamos considerablemente el fuerte impacto que tiene el estrés en nuestra salud y nuestra felicidad. En lugar de tratar de seguir una dieta restrictiva que lo/la obligue a cambiar todo su estilo de vida, vaya implementando a lo largo del tiempo los cambios pequeños que quiere hacer. Además, ciertos “estilos de vida sana” cuestan mucho dinero. Por suerte comer sano no tiene que ser sin gluten (a menos que le hayan diagnosticado una intolerancia al gluten o celiaquía), comida orgánica o cualquier otra forma de alimentación que cueste más que la comida convencional. Esto no es una postura anti-orgánica o a los alimentos sin transgénicos; es importante separar este tema ético de lo nutricional. En resumen, no hay una forma de alimentación que sea mejor para todos. Si observa que su dieta lo/la estresa, tómese un momento para pensar y reevaluar. Piense qué tiempo tiene y qué quiere hacer, y parta de allí.

Piensa que mejorará la imagen que tiene de sí mismo/a cuando adelgace

¿Desde cuándo la dignidad y el valor están atados a un número en la balanza? Sin duda, cumplir objetivos es motivador -es muy alentador y puede ser estimulante ver cómo baja de peso. Pero, desgraciadamente, la investigación demuestra que muy pocas personas pueden mantenerse delgadas después de un año aproximadamente. Y cuando el peso vuelve a subir ¿qué pasa? En vez de restringirse y después comer en exceso o centrarse en su peso, que no es tan modificable como creemos, concéntrese en cambio en lo positivo y en los hábitos de salud que pueda medir y cambiar. Puede monitorearlo diariamente y eso le dará un panorama mejor de su salud que su peso.

 

LEE TAMBIÉN: Reto de 14 días para bajar de peso (¡hasta 9 kg!)

 

Trata de modificar su estilo de vida y de hacer demasiados cambios a la vez

Algo hace clic y usted está dispuesto/a a cambiar toda su vida, limpiar la alacena, asociarse a un gimnasio y comprar todos los alimentos saludables. Pero con el tiempo, se torna difícil. Empieza a extrañar esa comida favorita que no está permitida en su nuevo estilo de vida sano. No obstante, la investigación sugiere que la restricción lleva al atiborramiento. No tiene que ver con la fuerza de voluntad, tiene que ver con encontrar placer en comer y no encontrar estrés por comer. Encontrar el placer en comer y ser consciente de lo que nos hace sentir satisfechos con menos comida. Eso es vida.

Consejo de yapa: pregúntese, en general, si su dieta o su estilo de vida son penosos. Llevar una vida que resulte mayormente penosa por los hábitos que tenemos no es una forma de vivir. Nos priva de vida y de felicidad; lo hace en ambos extremos del espectro de la alimentación.

Si se conecta con esto, está en el lugar correcto. Busque la ayuda de un nutricionista matriculado con una formación en alimentación intuitiva y un enfoque sin dieta, como yo, o haga clic aquí para volver a vivir una vida que no sea penosa.