Mucha gente pensará que los perros callejeros son un estorbo para la sociedad, pero lo cierto es que ellos no pidieron vivir así o ser abandonados; fueron sus dueños quienes los destinaron a tan cruel situación.