Todos sabemos muy bien que cada vez que vamos al salón de belleza regresamos felices y de un excelente ánimo. Pues, es inevitable sentirse así después de engreírnos con algún retoque en nuestro cabello, piel, uñas, o pies.

 

TAMBIÉN PUEDES LEER: 5 errores que cometemos al pintarnos la uñas y que terminan arruinándolas

 

Sin embargo, Emma Jones regresó más decepcionada que nunca después de su visita al salón de belleza. Ella fue para hacerse una manicure de puntas redondas, pero lo que le hicieron fue algo que no se esperaba.

via GIPHY

Estaba distraída en el salón platicando de mi experiencia en Turquía. Acababa de volver de mis vacaciones. Salí del lugar, entré en mi coche, vi mis uñas y pensé ‘¡¿qué rayos les hicieron?!’

Cuando las observó, se dio cuenta que habían redondeado por completo todas sus uñas.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¡Pintarte las uñas mejora tu estado de ánimo y combate la depresión!

 

Emma reveló para MammaMia que tuvo que acudir al salón de la mamá de su prima para que le corrigieran el desastre.

Y la tía no dudó en exponer la desgracia de su sobrina:

“Esto es lo que le pasa a mi cliente cuando va a otro lugar a sin hacer una investigación antes. No podía creer lo que veían mis ojos, así que tuve que tomarle una foto. Ella pagó 35 libras por esto”.

Obvio la tía reparó el daño: