En los últimos años hemos visto cómo los casos por acoso sexual o violencia en contra de las mujeres se han venido incrementando. Siempre ha existido este problema social pero es ahora donde se reconoce ya la problemática que esto genera.

Y aunque seamos muchas las que luchamos en contra del abuso que ejerce el machismo en nuestra sociedad, aún la problemática es constante pues para erradicarla se necesitaría cambiar la mentalidad de todos los potenciales agresores en el mundo.

TE PUEDE INTERESAR: #MeToo: La iniciativa en redes sociales a la que muchas nos sumamos porque el acoso sexual es real

Por mientras solo nos toca alzar la voz ante ello y defendernos como podamos. Así como lo hizo una mujer que no aguantó que un tipo la acosara sexualmente en una plaza de Brasil, la inesperada reacción de la mujer fue registrado en un video que se ha convertido en viral de Internet.

Resulta que esta chica se encontraba repartiendo folletos tranquilamente en el centro de la ciudad brasileña de Ribeirao Preto, cuando de pronto empezó a ser acosada por un desconocido.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: Acoso sexual: Hombre frota sus genitales en el trasero de una joven en el bus

Ante la impresión de la gente, la chica se abalanzó sobre el hombre, primero pisándole aparentemente en los genitales y luego estando sentada sobre él, se desnudó y frotó sus pechos en la cara del sujeto, mientras le preguntaba si se sentía bien siendo ahora él la víctima de acoso pues “ya estaba harta de ser tocada y acosada sexualmente cada vez que salía a trabajar”.

 

Sin embargo, todo se trataba de un experimento social que en verdad dejó a más de uno con la boca abierta por la impactante respuesta de la supuesta víctima. Y es que la preocupación que genera las estadísticas de que en Sao Paulo una mujer es violada cada once horas en lugares públicos, motiva a que los colectivos feministas tomen acciones.

PUEDES VER TAMBIÉN: Este corto demuestra la situación aterradora que significa el acoso para una mujer

No debemos callarnos si somos acosadas o violentadas por alguien en la calle, en la escuela o en el trabajo, porque eso hace que esa persona siga haciéndolo a su antojo contigo o con otras mujeres.

Quizá no será pronto pero estamos seguras que esta situación algún día parará, con un reajuste en las leyes o en la mente de los hombres de cada familia donde prevalece el machismo.