Sin duda esta es una excelente noticia para los amantes del vino que siempre han sufrido de los dolores de cabeza que les causaba su gusto por esta bebida, pero ahora ya saben que esto cambiará.

Y todo gracias a un grupo de científicos de la Universidad Politécnica de Madrid que, se propuso encontrar la manera de que el vino ya no provocara una temible resaca así solo hayas bebido muy poco.

TE PUEDE INTERESAR: ¿Quieres bajar de peso? ¡Bebe una copa de vino antes de dormir!

 

Esta nuevo vino es creación de un grupo de investigadores que usaron bacterias lácticas para su elaboración y nada de histamina, lo que evitará las reacciones alérgicas que se manifestaban en las personas como el dolor de cabeza y malestar general.

En el proceso de elaboración del vino se generan aminas biógenas resultado de la transformación de los aminoácidos por la acción de bacterias lácticas (Oenococcus oeni), ligadas a la fermentación maloláctica.

PUEDES LEER: El vino tinto causa infertilidad

Esta fermentación se genera naturalmente en el procedo de elaboración en la gran parte de los vinos tintos de calidad.

Por si no lo sabías la histamina es la causante de reacciones alérgicas como la vasodilatación de capilares, una disminución de la tensión arterial, aumento de la frecuencia cardiaca, dificultades respiratorias y por supuesto, el dolor de cabeza.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 9 combinaciones perfectas de quesos y vinos que debes saber

Esta investigación ha sido publicada en “International Journal of Food Microbiology”, que innegablemente es muestra de un avance científico en la industria alimentaria.