A quién no le ha pasado que su mamá lo ha llamado por el nombre de su hermano o a nuestros hermanos los ha llamado por nuestro nombre. Es algo que sucede a diario y que a muchos les ha hecho pensar que seguramente quiere más a ese hermano con quien nos confunde.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Estudio revela que los primogénitos manejan peor que sus hermanos menores

Nos ponemos de mal humor y repetimos nuestro nombre fuerte para que no se vuelva a confundir u olvidar cómo nos llamamos. Pero en realidad lo que pasa es que una persona se guía bajo grupos de asociación o patrones. Es decir, relacionamos a las mismas personas de un grupo social o cambiamos nombres por similaridad fonética.

¿Qué dice la ciencia?

La ciencia tiene una explicación a esto. El estudio publicado en el diario Memory & Cognition se llevó a cabo con encuestas a más de mil 700 personas e incluía a participantes que han sido llamados por otros nombres así como a quienes han confundido los de otros. En todos los casos, los voluntarios reportaron que la persona por la que los confundieron era alguien que conocían muy bien.

Así que si tu mamá confunde tu nombre con el de tu hermano es porque se encuentran en el mismo grupo social. Además, las personas tienden a pensar en conceptos que nos lleven al que buscamos, en este caso, el nombre.

TE PUEDE INTERESAR: Los hermanos mayores son más inteligentes que el resto, según estudio

Algunos piensan que la edad o la apariencia física con factores que influyen en la confusión, sin embargo, no es así. Por otro lado, no es algo que le pasa exclusivamente a las personas mayores, sino también a muchos jóvenes.