Whatthegirl.com Lima Miércoles, 24 / Ene / 2018

Abuelitos retratan escenas de la película «¡Up!» para celebrar 66 años de casados

Esta hermosa pareja octogenaria recibió como regalo de aniversario de bodas una sesión de fotos.

Whatthegirl.com
Whatthegirl.com

Encontrar a tu alma gemela, con la que puedas formar una hermosa familia y compartir todos los momentos buenos y malos de la vida, es el sueño de toda mujer romántica. Y Rosina pudo encontrar en Claudino, el hombre de sus sueños.

Esta hermosa pareja octogenaria recibió como regalo de aniversario de bodas una sesión de fotos. El maravilloso obsequio estuvo a cargo de su bisnieta Larissa Lamp, quien es fotógrafa.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¿Sabes si tu novio te controla? Estas son las frases típicas de los manipuladores

 

Larissa cuenta que ella no quería dar un regalo comprado en una tienda, sino por el contrario, quería que su obsequio sea algo especial, que pudieran recordarlo siempre.

 

 

La joven fotógrafa detalló que su sueño era encontrar una pareja de ancianos para hacer un ensayo inspirado en la película «¡Up!», pero no los hallaba. Entonces se le ocurrió realizar la sesión de fotos con sus bisabuelos, quienes se enteraron que iban a ser fotografiados el mismo día.

Larissa antes de hacer esta hermosa sesión tenía miedo de decepcionar a su familia, pues, no sabía si iba a fracasar“La idea de la sesión fue mía, pero no conté de qué se iba a tratar el tema el día de las fotos, lo conté solo al entregar la sesión a la familia, pues, en caso de que algo saliera mal, no se quedarían con la frustración”, comentó.

 

TE PUEDE INTERESAR: ¿Cómo sé si le gusto? 3 señales de que ÉL se muere por ti

 

 

Larissa tuvo la genial idea de realizar la sesión en el lago de Francisco Beltrão, en Paraná, Argentina. Además, adaptó la casa de sus bisabuelos y también la Iglesia, donde la pareja se conoció hace décadas.

Durante la sesión, la fotógrafa le preguntó a sus bisabuelos cuál era el secreto para que un matrimonio dure tantos años. Ellos respondieron: “Nunca irse a dormir enojados”.

Sin duda este fue el mejor regalo que Larissa le pudo hacer a sus bisabuelos. Y tú ¿te atreverías a hacer algo así?