Cada vez que necesitamos desfogar penas, recurrimos a una persona cercana que pueda escucharnos, aconsejarnos y animarnos. Pero, pese a que él no lo esperaba, este taxista de Uber fue el confidente perfecto de una pasajera ebria con una desgarradora historia detrás de sus varios vasos de licor.

TE PUEDE INTERESAR: La conmovedora historia detrás de la niña más tierna de YouTube

Era un día normal para este chofer de Uber, él sólo cumplía con su trabajo y fue a recoger a una señorita de un bar, tal y como lo solicitó. El motivo de la celebración era su despedida, lo que viene después te dejará completamente sorprendida, tal y como lo dejó al chofer de Uber, quien compartió la triste historia en las redes sociales y se viralizó en cuestión de segundos. Aquí la compartimos contigo:

“Eran las 10 de la noche de un miércoles cuando una linda chica solicitó mi servicio para pasar por ella a un bar. Demasiado ebria entró a mi carro y se disculpó por estar tan borracha y educadamente me pidió que sólo manejara por un rato con todas las ventanas abiertas.

Mientras manejaba yo me iba mentalizando de que en cualquier momento ella vomitaría y yo tendría que limpiar el auto… De un momento a otro ella sacó la mano y comenzó a hacer movimientos con su mano (como cuando eres pequeño y te diviertes sacando la mano para sentir la fuerza del aire). Yo seguí manejando y fue cuando ella me hizo una pregunta: “¿Has pensado sobre cómo será cuando te mueras?” A lo que yo respondí: “Sí… Eso creo”.

TAMBIÉN PUEDES VER: Desgarradora carta de una joven que ha sido criticada tras haber sufrido una violación

Después de unos segundos en silencio fue cuando me dijo que ella tenía cáncer terminal de cerebro y la quimio ya no era una opción… Mi corazón se aceleró por el impacto de la noticia que acababa de recibir.

Después de eso también me confesó que esa noche estaba ‘celebrando’ con sus amigos del trabajo su despedida, pues les había dicho que había encontrado otro puesto en un lugar fuera de la ciudad y tendría que dejar ese trabajo. Lo que no les dijo es que ese lugar sería El cielo.

LEE TAMBIÉN: Uber para familias llega a Lima

Una vez que la dejé, me deshice y lloré como nunca antes lo había hecho durante todo el camino a casa”.