Whatthegirl.com Lima Viernes, 02 / Mar / 2018

Premios Oscar 2018: Este es el vestido más caro que se usó en la gala y ésta es su historia

Es estresante elegir un vestido para algún evento. Imagínate cómo se han de poner las actrices cuando salen a alguna alfombra roja, donde deben de lucir más hermosas que nunca.

Premios Oscar 2018: Este es el vestido más caro que se usó en la gala  y ésta es su historia
El vestido más caro lo lució Jennifer Lawrence

Una de las decisiones más difíciles que tenemos que tomar en la vida, es escoger el vestido para nuestro quinceañero, graduación o boda.

Si eso es estresante imagínate cómo se han de poner las actrices cuando salen a alguna alfombra roja, donde deben de lucir más hermosas que nunca.

 

TE PUEDE INTERESAR: Premios Oscar 2018: Esta es la lista de los nominados

 

Resultado de imagen para gif escogiendo vestidos

 

Eso sí, esos impactantes vestidos seguro no los encontraron en rebaja en un centro comercial.

Hoy te presentamos el vestido más caro que ha pisado la alfombra roja de los Premios de la Academia.

 

 

LEE TAMBIÉN: Premios Oscar 2018: Este es el labial que recibirán las actrices

 

Ese vestido carísimo lo presumió Jennifer Lawrence en 2013, cuando ganó el Oscar como mejor actriz gracias a su interpretación en “Los juegos del destino”.

Lamentablemente con este vestido hermoso, y caro, Jennifer se tropezó de camino a recibir su Oscar.

 

 

Como reportó el medio Page Six, el vestido tiene un valor estimado de 4 millones de dólares, sí, así como lo lees.

Esto convirtió al vestido de Dior en el más caro que hasta ahora se ha utilizado durante los premios de la Academia.

 

PUEDES VER: Gael García Bernal y Natalia Lafourcade cantarán ‘Recuérdame’ de ‘Coco’ en los Oscar

 

El vestido de Jennifer destronó a la prenda que lució Nicole Kidman en 1997. Costaba 2 millones de dólares y también era de Christian Dior.

 

 

Jennifer Lawrence le contó a Vogue que se probó por primera vez esa pieza de diseñador justo en la mañana del evento

“Sólo me desperté y me probé el vestido, y me quedó, ¡gracias a Dios! Después me di una ducha, eso fue lo que hice. Y me peinaron y me maquillaron. Y después vine a los Oscar”.

Parecía que Lawrence se estaba arreglando para un evento cualquiera, y no para una noche en la que sería premiada como la mejor actriz del año.