Whatthegirl.com Lima Viernes, 13 / Jul / 2018

Estas son las cosas que las chicas que aman comer siempre entenderán

Si eres una chica como yo, sabrás que hay cosas que odiamos cuando amamos alimentarnos y estas son:

Las mujeres amamos comer
Las mujeres amamos comer

Si eres de las mujeres que aman comer, ¡bienvenida al club! Sí, se algo que no podemos controlar. Nos encanta todas las comidas habidas y por haber y es porque sabemos disfrutar de la vida.

No te restrinjas de las comidas, un día te arrepentirás de no comer un pedazo de pizza por andar de fitness por ahí. ¡No sabes lo que te pierdes! Tampoco te digo que comas en exceso ya que eso puede traerte consecuencias como obesidad.

Nada en pocas cantidades hace daño, así que no te sientas culpable por comer, al contrario. Si eres una chica como yo, sabrás que hay cosas que pasan cuando nos encanta alimentarnos y estas son:

 

 

1. Cambia tu humor

Sé que cuando no comes, el humor te cambia de un momento a otro. Te conviertes en una especie de Hulk que solo regresa a su estado normal si tiene su postre preferido al costado. Es algo que no podemos evitar.

 

 

2. Bye bye dieta

Es casi imposible, literal, regirse a una dieta ya que no quieres dejar de comer lo que más te gusta. Puedes hacer ejercicios, sí, pero nada más, eso de las dietas no va con nosotras.

 

 

3. Te comes las muestras gratis

Sé que eres de las mías. Cuando vas a aun super, no puedes dejar de probar las degustaciones porque te gusta experimentar nuevos sabores, y si no es así, es porque te encanta comer, ¿o no?

 

 

4. En una reu preguntas si van a dar de comer

Sí sé que siempre preguntas eso, y si te estás riendo es porque es cierto. Es importante para nosotras saber si habrá comida en un compromiso ya que eso asegura nuestra asistencia.

 

 

5. Te despiertas con hambre

¿Ni bien abres los ojos tu estómago ruge? Pues es tu mejor despertador. No importan si has comida muchísimo la noche anterior, tu sistema digestivo procesa rápido y lo primero que quiere ni bien despiertes, es comida.

 

 

6. Siempre hay espacio para el postre

Así como el punto 5, no importa cuánto hayas comido, el postre es lo más preciado para ti.