Actualización: Vie, 04 / Oct / 2019 2:59 pm
Whatthegirl.com Lima Vie, 04 / Oct / 2019 2:49 pm

Indicadores de que te pareces a tu mamá cada vez más

"De tal palo tal astilla" seguramente has escuchado esta frase, hoy queremos hacer una lista de las señales que comprueban que cada día te pareces más a tu mamá. 

Señales de que te pareces a tu mamá
Señales de que te pareces a tu mamá

Cuando crecemos no nos damos cuenta que nuestro comportamiento va cambiando, como muchos dirían maduramos con el paso de los años, pero de lo que verdaderamente no nos damos cuenta es que cada vez nos parecemos más a nuestra madre.

Si tienes hermanos menores o primos, seguramente te han dicho “Ay ya te pareces a mi mamá” definitivamente es una de las frases que demuestra que eres toda una adulta y que tu visión es diferente a cuando eras una adolescente.

Aquí te daremos algunas señales que demuestran que te pareces a tu mamá, estamos seguros que te identificarás con muchos y reirás.

1. Todo sirve: Es un hecho que las mamás le dan un segundo uso a cualquier objeto que encuentren, y lo mismo estás aplicando tú ahora. Las cajas de tus zapatillas nuevas, las bolsas de tela, absolutamente todo lo acumulas en tu cuarto por qué crees que le podrías dar un nuevo uso en cualquier momento.

2. Reniegas con tu hermano: Así como tu mamá renegaba contigo porque no llegabas a casa, no hacías la tarea de la escuela o labores de casa, ahora eres tú quien reniega con tu hermano por las mismas cosas.

3. Loca por la limpieza: Eres una mujer más ordenada y te gusta tú que tu espacio esté limpio, así como tu madre odiaba ver la casa sucia y desordenada, tú también lo odias. Es por eso que siempre la mantienes limpia y reniegas cuando alguien hace una catástrofe en tu hogar.

5. Pareja: Cuando ves a parejas más jóvenes te ríes porque sabes que igual van a terminar o como diría tu mamá “Son cosas de niños”.

5. Opinas sobre la crianza de los niños: Ahora hablas con tus tías, las vecinas y con tu mamá sobre la crianza de los niños de ahora y como es que todo ha cambiado.

6. Cuando hablas con tus amigas: marcas la  diferencia entre las cosas que hacías cuando eras más joven y las cosas que haces ahora.

7. Le pides a tus amigos y familiares: que te avisen cuando llegan a algún lugar, todo para estar seguros.

8. Amas ir a los supermercados: También disfrutas de los lugares de decoración para la casa, absolutamente todo.