Whatthegirl.com Lima Viernes, 08 / May / 2020

Parejas que se envían menos mensajes de WhatsApp son más estables, según estudio

Un estudio psicológico afirma que mientras más mensajes envíes a tu pareja, tu relación es más dependiente y tóxica.

WhatsApp no es un termómetro para medir el amor.
WhatsApp no es un termómetro para medir el amor.

Normalmente, hemos creído que mientras más mensajes nos envía nuestro novio, más nos quiere y nos ama, sin embargo, un estudio psicológico ha venido a desbaratar todas esas creencias, pues afirma que las parejas que menos mensajes se envían suelen ser mucho más felices que aquellas que ‘textean’ todo el tiempo.

Theresa E DiDonato, piscóloga e investigadora de Loyola University Maryland, ubicada en Baltimore, Estados Unidos, publicó un artículo en el que menciona que tan sano es enviarle mensajes de texto constantemente a nuestra pareja.

Según la experta, mientras más mensajes recibamos de la otra persona, más obligada estaremos a responderle, esto provocaría que la relación gire en torno a los mensajes que se envían y no a la comunicación frente a frente. Además, si esto llega a transformarse en una obligación, la relación puede tornarse tóxica y dependiente.

Del mismo modo, DiDonato explicó que las parejas que se escriben demasiado, estarían revelando problemas de comunicación en su relación, pues en muchos casos, los usan para tratar temas complejos o solucionar problemas, sin tener en cuenta que las señales enviadas se pueden malinterpretar, generando más conflicto de lo que se pretende resolver.

“Ya sea que una relación recién esté comenzando o bien establecida, tener reglas o normas claras sobre cómo ocurrirán los mensajes de texto puede evitar algunas de las frustraciones que la tecnología puede introducir en la mezcla”, recomendó Theresa.

Asimismo, la experta recomendó tomar bastante cautela a la hora de intercambiar mensajes, pues es importante que cada uno conserve su espacio personal, sobre todo en esta cuarentena, para realizar actividades con su familia y despegarse, por momentos, del móvil.

Esto no quiere decir que nuestra pareja nos dejará de querer, al contrario, se conservarán más temas de conversación a la hora que se tengan que volver a ver en persona, pues el contacto físico es mucho más importante que el virtual.