Whatthegirl.com Lima Martes, 04 / Feb / 2020

Por qué no debes visitar a tus sobrinos hasta el mes de nacidos

Expertos recomiendan no visitar recién nacidos para evitar problemas de lactancia y enfermedades.

Bebitos necesitan estar con su mami o papi en exclusiva el primer mes de vida.
Bebitos necesitan estar con su mami o papi en exclusiva el primer mes de vida.

La llegada de un bebé siempre es sinónimo de alegría en el hogar y la felicidad te invade más si este niño te convierte en tía. Todos los miembros de la familia se mueren por conocer al pequeño y no dudan en visitar a la madre y al recién nacido tan pronto estos hayan salido del hospital. Sin embargo, algunos expertos recomiendan que esto no se debe hacer por el bienestar del bebé.

Para los padres, es un orgullo traer una nueva vida al mundo, pero a la vez es algo agotador, pues luego del alumbramiento, la madre lo único que necesita es descansar, sin embargo, las visitas de los familiares puede que no se lo permita a la madre. De hecho, en algunos hospitales de España, han dado ciertas pautas sobre las visitas en sus plantas de maternidad.

Una de ellas es que los pediatras, han recomendado limitar las visitas a los recién nacidos en sus primeros días de vida. La madre y el bebé necesitan la mayor tranquilidad y silencio para iniciar con la lactancia materna, por lo que, además, las visitas solo deberían durar como máximo 10 minutos.

Si un adulto de su familia está enfermo, es preferible evitar su visita. Los bebés todavía no tienen muy bien desarrollado el sistema inmunológico, por lo que las enfermedades de los adultos podrían afectar gravemente al pequeño.

Cuando el bebé y la madre ya se encuentren en su domicilio, es recomendable dejarlos tranquilos en un ambiente lo menos hostil posible, al menos hasta el niño tenga 1 mes de nacido para que pueda tener una buena implantación de la lactancia, por tal motivo, es importante eliminar todo impacto que pueda impedirlo, como, por ejemplo, los ruidos.

El bebé a medida que vaya creciendo, deberá acostumbrarse a la voz de los padres, por lo que no se recomienda que haya muchas personas en la habitación y por mucho tiempo. De igual forma pasa con los olores, pues es de suma importancia que el niño reconozca el aroma de su madre sin muchas oscilaciones de temperatura, etc.

Por otro lado, llevar niños pequeños con mocos o sin lavarse las manos antes de tocarlos, también podría afectar la salud del bebé. Esto solo es un reflejo de la poca educación sanitaria en general. Recuerda, que las manos que no parecen sucias, no necesariamente están limpias, y el hecho de que no haya fiebre, no quiere decir que no puedas contagiar alguna enfermedad.

Además, los adultos con vicios como el tabaco, saben perfectamente cuanto puede impregnar ese olor, pero lo que no saben es cuánto puede afectar al bebé ya que queda retenido en los cojines, cortinas, y demás, y luego se libera al contacto de la piel humana.

Ahora que sabes cuánto puede afectar cosas tan comunes como una visita a tu sobrino recién nacido, toma tus precauciones y espérate un poquito para conocer a tu nuevo engreído.