Whatthegirl.com Lima Lunes, 10 / Feb / 2020

Abuelitos repitieron su boda por culpa de unas desastrosas fotografías

Tags: Pareja Boda

Una pareja de abuelitos, de 69 y 71 años, decidieron volver a casarse, cuando vieron las horrorosas fotos de su matrimonio.

Abuelitos repitieron su boda por culpa de unas desastrosas fotografías.
Abuelitos repitieron su boda por culpa de unas desastrosas fotografías.

La mayoría de chicas soñamos con casarnos y con una boda de ensueño. La fotografía ha sido y es parte importante del evento, pues gracias a las instantáneas podemos mantener en físico, o en estos tiempos, en digital, parte de la celebración y los mejores momentos de la fiesta. Una fotografía puede decir más que mil palabras, pues en ellas se reflejan emociones y en este caso, la felicidad de los novios.

Sin embargo, una pareja de abuelos no corrió con la misma suerte. Lin y Brendan Lavery, de 69 y 71 años respectivamente, decidieron unirse en matrimonio. Tenían todo preparado para una ceremonia perfecta e incluso contrataron a una fotógrafa profesional para capturar sus mejores recuerdos para la eternidad. La supuesta profesional les cobró 100 libras por hora, que equivalen a unos 130 dólares.

La boda tuvo lugar en una oficina del registro civil de la ciudad de Plymouth, en el sudeste del Reino Unido. Luego de tres semanas de la realización de la ceremonia, la pareja recibió en un USB el trabajo de la fotógrafa. Al ver las instantáneas, los recién casados se llevaron una desagradable sorpresa. La mayoría de fotos estaban desenfocadas y mal trabajadas. “Son diabólicas. No podíamos creer que fueran tan malas” narró Brendan con un disgusto palpable.

Cuando los recién casados quisieron quejarse ante la fotógrafa, esta se borró del mapa. Cerró sus cuentas en redes sociales y los bloqueó en el celular. Luego de investigar un poco más a fondo a la ‘profesional’, se enteraron que se trataba de una principiante y que la mayoría de las imágenes de su book y de sus redes no eran de su autoría, sino que fueron sacadas de bancos de imágenes y de internet.

La pareja intentó por todos los medios salvar sus fotografías, sin embargo, los expertos les advirtieron que para poder retocarlas se necesitaban las tomas originales, las cuales nunca recibieron. "Es horrible. Mi nieto de seis años habría hecho un mejor trabajo", se lamentó Lin.

Los novios no querían quedarse sin los recuerdos de su boda, así que decidieron volver a organizar otra. Esta vez tomaron en cuenta las recomendaciones de fotógrafos profesionales y aprendieron que lo barato, muchas veces sale caro.

Luego de esta amarga experiencia, la pareja no dudó en recomendar a las personas que investiguen a fondo a quienes contratan y que no se dejen guiar por lo que ven en internet.