Whatthegirl.com Lima Miércoles, 11 / Dic / 2019

El vínculo madre-hija es el más poderoso de todos, según la ciencia

Siempre se habla de la estrecha relación entre el papá y la hija, sin embargo, la ciencia acaba de descubrir un vínculo más poderoso: madre e hija.

Madre e hija, una relación que debes cuidar.
Madre e hija, una relación que debes cuidar.

El ámbito familiar siempre será un tema del cual no podremos dejar de tocar, por eso, en lo que significa la psicología que estudia la relación entre el adulto y el niño es vital el grado que este marca por cada uno de los que la conforman.

De esa forma para entender mejor el tema, en Estados Unidos se quiso investigar a fondo teniendo a puntos por separados los vínculos que estos establecen. Bajo esa línea, el objetivo principal de este era poder entender el por qué y cómo es que forman ciertas patologías dentro de una familia.

En ese aspecto, se pudo constatar que dicha transmisión se producía peculiarmente entre la madre e hija, demostrando un fuerte vínculo –y muy especial- entre ellas. Una de esas que explican diversos temas que lo abordan.

Para entrar más en detalle, estos investigadores de California seleccionaron previamente a 35 familias en buena salud, es decir, sin ningún tipo de trastorno o consumo de drogas que alteren sus comportamientos. Esto permitió que se pueda crear, por cada uno, un mapa del cerebro.

De esa manera, las relaciones entre padre-hija, padre-hijo, madre hijo y/o madre-hija obtenían resultados casi equivalentes. Estos además conllevaron a cuestionarse el por qué y cómo ciertos trastornos de ánimos parecían heredarse de cierta forma entre los miembros que conforman la familia.

La conclusión obtenida fue tanto las madres, como las hijas, tienen una anatomía casi idéntica en la parte del cerebro que abarca directamente con las emociones. Eso no quiere decir que en otros escenarios (padre-hijo o madre-hijo) no se den, sino en cambio, solo abarca en gran porcentaje la de madre e hijas.

Por otro lado, lo cierto en este tema es que las emociones son mucho más fáciles de identificar, tanto de parte de la madre, como de la hija. Esto explicaría una mejor relación a punto de que es mucho más fácil sobrellevarla, pese a que en el papel no siempre se dan de cierta manera.

Sin lugar a dudas que esta investigación de pronto deja todavía muchas más cosas por especificar, pero sí se puede concluir que incluso en el aspecto de la adultez la confianza perdura en su totalidad.