Whatthegirl.com Lima Viernes, 05 / Jul / 2019

Mujer regresa a los mellizos que adoptó al enterarse de su embarazo

Ali Sanders es una joven que estuvo intentando con su esposo Michael, tener un bebé. La mejor idea que tuvieron fue adoptar, sin embargo, les dieron la noticia de que estaba embarazada y los devolvió. 

Mujer regresa a los mellizos que adoptó al enterarse de su embarazo
Mujer regresa a los mellizos que adoptó al enterarse de su embarazo

Muchas mujeres tienen el pensamiento de no querer ser madres. Esto es una decisión que no está mal ya que cada una tiene una prioridad diferente. Es cierto que hay quienes dicen "Si no tienes hijos, ¿quién te va cuidar cuando seas vieja?" Si has escuchado este tipo de comentarios, te darás cuenta que esa persona tiene un problema ya que uno no trae niños al mundo para eso.

Sin embargo, hay chicas que luchan todos los días para cumplir su sueño de ser madres. Puede costar mucho pero hay parejas que lo intentan ya que siempre quisieron tener un hijo. Cuando no sucede, acuden a los lugares de adopción para darle hogar a uno de esos pequeños.

Esta es una decisión bastante complicada ya que tienes que darle amor como si fuera propio y no todos tienen la capacidad de hacerlo. Sin embargo, a veces la vida da muchas vueltas y puede ponernos en una situación sorprendente cuando menos lo esperamos. 

Ali Sanders es una joven que estuvo intentando con su esposo Michael, tener un bebé. Por mucho tiempo estuvieron tratando pero cuando fueron al doctor para saber qué problema tenía, él les dio la triste noticia de que ella era estéril, es decir, era imposible que concibiera. 

Así que la mejor idea que tuvieron fue adoptar un niño. Después de Navidad en el 2014, los llamaron para informarles que habían sido aprobados para llevarse a unos mellizos de ocho meses a su casa. Además, confesaron que uno de ellos tenía un parecido con Michael. 

Todo estaba bien, hasta que Ali confesó a Daily Mail que no se sentía mamá porque no eran sus hijos de sangre: "Sentí que estaba jugando, que no era real. Lo que lo empeoró fue que Michael se vinculó con los bebés de inmediato. Ya se sentía como papá". 

A pesar de estar todo el día con su compañía, la mujer no se sentía mamá y los únicos momentos que disfrutaba, era cuando ambos estaban durmiendo: "Mi recuerdo primordial es de estar sentado allí orando para que los gemelos no se despierten, porque cuando lo hicieron, tendría que volver a fingir ser una madre de nuevo". 

Michael notaba que su esposa no estaba bien y pensó que podía ser algo psicológico, como comprenderán, que te digan que no puedas tener hijos y que termines adoptando, no puede ser tomado a la ligera, así que él le recomendó que fuera al médico para ver qué pasaba. 

No obstante, todas las dudas se disiparon cuando le hicieron una prueba de sangre y salió positivo, es decir, Ali estaba embarazada. Ali estaba muy emocionada por la noticia así que fue rápidamente a su cada para llamar a la asistenta de la adopción y comentarle el milagro. 

Le pidió que recibiera de nuevo a los mellizos porque ella y Michael "no creían que podrían mantener a los bebés", porque ahora serían tres. Así que los dejaron ahí y fue la última vez que los vieron, en ese momento, Ali comenzó a sentir algo como una especie de remordimiento:

"Fue la última vez que los vi. Lloré y lloré. No había expresado ninguna emoción hasta ese momento, pero cuando me las quitaron de los brazos por última vez, algo dentro de mí se rompió y no creo que alguna vez se arregle de nuevo".

Sintió culpa por dejarlos de nuevo en ese lugar pero no se arrepiente ya que asegura que su cuerpo y su deseo de ser madre de unos niños de sangre, les impedía amar con totalidad a los bebés adoptados: 

"Creo que fue una cosa física. La forma en que no pude conectarme con los mellizos fue completamente fuera de lugar. Siempre había sido realmente maternal y deseaba desesperadamente a esos bebés". 

Han pasado 5 años de esta historia y ahora Ali y Michael viven felices con su Jacob. La buena noticia que dieron es que en octubre nacerá su segundo hijo y lo esperan con ansias. A pesar de todo, los padres dicen que la huella que dejaron los mellizos no se borrará jamás.

Debes tener en cuenta que no debemos juzgar las decisiones de otras mujeres, debemos ser más empáticos. No se puede forzar a nadie a ser madre solo por el hecho de que adoptó y fue su decisión. Por eso es mejor dejar las cosas al destino ya que puede traer sorpresas para nosotros. 

Sabemos que fue algo apresurado y quizá una mala decisión, pero así como llegaron ellos a la casa de adopción, también llegará otra pareja que sí les brindará el amor que necesitan. El cariño de una madre se va forjando a medida que pasa el tiempo, solo que Ali no pudo conectar con los bebés. 

El destino le tenía preparado otra cosa y no se puede ir contra eso. Hoy es el caso de esta joven, no se sabe si pudo haber sido el tuyo, así que chicas, no juzguemos.