Whatthegirl.com Lima Miércoles, 11 / Dic / 2019

Cuando seas madre, serás como tu mamá

Antes de leer esta nota, piensa en tu mamá, en cómo se comporta, en lo que te gusta y disgusta de ella. Así podrías verte tú en un futuro cercano.

Las mujeres suelen copiar los patrones de sus madres cuando se convierten en mamás.
Las mujeres suelen copiar los patrones de sus madres cuando se convierten en mamás.

Bien dicen que somos el claro reflejo de las personas que nos forman desde pequeñas. Pues, así sucede cuando luego de una larga experiencia llegamos a la conclusión de que tomar el papel de madres debería ser mucho mejor de lo que pensamos. Y es que si en muchos casos hemos recibido un trato no tan bueno como creíamos poder, esto se puede reflejar también con nuestras hijas.

Por eso existen muchos aspectos los cuales debemos tomarle cierto interés. Tales como la falta de afecto. Sí, este primer punto demuestra en fluidos casos que el hecho de no haber recibido un cariño espontáneo, en ocasiones puede terminar jugando una mala pasada. Por eso, será vital sanar esas heridas del pasado.

En segundo lugar también se presenta el papel de la responsabilidad, teniendo en cuenta todo lo que pudimos haber vivido de pequeñas. ¿Para qué? Pues, para no repetir los mismos errores en el momento de efectuar una crianza con los hijos.

Lo importante entonces marcará a partir del amor que brindamos, ya que el hecho de no haber sentido eso durante nuestra crianza, no significa que debemos repetir –sobre el papel- las mismas acciones. Solo queda en nosotras poder mejorarlo.

Como tercer punto, en nuestro rol de hijas debemos dejar los malos momentos en el pasado. Pues, de una manera u otra, sanar las heridas a priori te dará lo necesario para ser una mejor madre. Esto va de la mano en hacer un balance en qué fue eso que faltó y qué fue aquello que obtuviste.

Así y solo así, el momento de tomar una nueva responsabilidad o encarnar en una nueva faceta podrá ser más fácil de lo que pensabas. Arriesgarse nunca es malo, es más, es dar un paso más que clave en tu vida, eso sí, la seguridad y convicción serán los puntos que jueguen un rol más protagónico, estando convencidas de que sí podemos ser mejores madres de lo que tal vez creemos.