Whatthegirl.com Lima Lunes, 26 / Nov / 2018

Carta de un padre a su hijo que descubrió besándose con otro

Un padre contó lo que sintió y cómo tomó la noticia de que a su hijo de 14 años le gustan los hombres. Esta carta dice lo que muchos piensan y te hará reflexionar.

Carta de un padre a su hijo que descubrió besándose con otro
Carta de un padre a su hijo que descubrió besándose con otro

“Javier tiene 14 años, es el mayor, yo soy padre de tres, los otros tienen 11 y 2. El último es fruto del amor de mi segundo matrimonio.

Es verdad lo que dicen sobre que el hijo mayor te marca. Es totalmente cierto, ¿saben por qué? Porque me enamoré de su madre como nunca y quise formar una familia con ella. Lo hicimos y desde ese momento pensamos en ser padres ejemplares para que nuestros pequeños fueran felices. 

Javier se convirtió en mi mano derecha. Me esforcé tanto para que la llegada de su segunda hermana no le afectara, ya sabes, siempre pasa que los primeros quedan 'desplazados' por la venida de un hermano. 

Cuando Javi cumplió ocho, su madre y yo decidimos no estar juntos por diferentes problemas, así que lo mejor para todos era divorciarnos. Así que solo nos veíamos los fines de semana.

No estoy para nada orgulloso de eso ya que sin darme cuenta, hacía que mis hijos se alejaran de su madre y reaccioné recién cuando nació mi hija, Daniela. 

Ella fue la que me entendió más, tomó con más madurez la decisión de haberme separado de su madre, pero Javier no. A él le chocó bastante y fue complicado tener la confianza que ya teníamos antes. Así que acercarme a él fue un reto. 

Para que tengamos más tiempo de padre - hijo, comencé a hacer más actividades para nosotros como ir a cenar, ver películas de acción, jugar con muñecos, ir de pesca y más. 

Sentí que poco a poco me acercaba a él ya que me pedía que separáramos los fines de semana para planearlo y hacer algo. Me hizo dar cuenta que prefería pasar más tiempo conmigo y eso me puso muy feliz. 

Sin embargo, un día las cosas cambiaron. Dejó su celular en la casa así que lo cogí para ver qué modelo le había comprado su madre porque el mío ya era demasiado antiguo.

Como estaba desbloqueado, vi unas fotos que me dejaron anonadado. Javier estaba echado en la cama con un joven, pero tenían posturas muy tiernas, parecían enamorados.

No quería creerlo, pensé que era un juego de amigos hasta que vi una imagen donde se estaban besando. ¿Qué pasaba por mi cabeza en ese momento? Pues mi hijo de 14 años era gay. 

Muchas veces me eché la culpa de que a su corta edad haya buscado amor en un hombre y no en su padre. Mi ausencia por bastante tiempo habrá dado pie para que buscara afinidad con alguien de su mismo género. 

Pensé que en todas las bromas que me hacía con mis compañeros de trabajo como 'maricas', 'qué gay eres', o 'qué maricón', pero cuando tienes a alguien de tu familia que está pasando por esto, te sientes el hombre más estúpido del mundo.  

Cuando Javier llegó a la casa, le di el celular y lo enfrenté. Lo único que hizo fue llorar y encerrarse en su cara. Pero no creas que mi reacción fue agresiva, al contrario, no le toqué ni un cabello.

Mas bien, le eché la culpa a su madre por consentirlo tanto y fue lo más tonto que hice, la llamé y antes de colgar me dijo: "No culpes a Javier por ser quien es, yo lo amo igual y tú eres su padre, no puedes tratarlo diferente". 

Toda la semana estuve pensativo ya que la frase "No culpes a Javi por ser quien es", y me preguntaba "Quién es Javier, entonces". A lo que siempre me repetí, "Javier es mi hijo de 14 años que amo con todo mi corazón". 

Así que decidí investigar sobre la homosexualidad y cómo se conlleva en la sociedad.  Hay mucha gente que tiene prejuicios y está tan llena de ignorancia que no saben como tratar a un ser humano. 

Mi pensamiento cambió porque se trataba de mi hijo, bien dicen que hasta que a uno no le pase no va a reaccionar y esto es lo que me toca. 

Así que hablé con mi hijo, le dije lo que sentía y él hizo lo mismo. Nunca en la vida habíamos tenido una conversación tan íntima, tierna, llena de confianza y amor. 

Agradezco infinitamente a que Javier sea gay, y a las personas que están pasando por esto, déjenme decirles que no es el fin del mundo. Al contrario, me hizo mejor padre".