Whatthegirl.com Lima Jueves, 04 / Jul / 2019

¿Por qué me gusta reventar granos?

De acuerdo con un estudio científico de la Universidad de Wisconsin, se ha llegado a la conclusión de que exprimir los barros a tu pareja hará que tu relación sea más estable y feliz. 

Estudio confirma que las parejas que se exprimen los barros son más felices
Estudio confirma que las parejas que se exprimen los barros son más felices

Las parejas suelen hacer muchas cosas para estar juntos. Las actividades que comparten hace que su relación se fortalezca y mejor aún, tengan más confianza el uno con el otro. Sin embargo, lo que más hemos visto es que se revienten los granitos de la cara. 

La verdad es que se ve bastante antihigiénico porque el rostro es una zona bastante delicada y si ingresa algo extraño como la misma contaminación, puede llegar a infectarse. Debes recordar que las manos son un foco de gérmenes y no todo el día están limpias.

No obstante, de acuerdo con un estudio científico, se ha llegado a la conclusión de que hacerlo hará que tu relación sea más estable y feliz. La Universidad de Wisconsin estudió el comportamiento de 100 parejas durante 10 años y de ahí salieron los resultados. 

Lo que más llamó la atención es que todos tenían algo en común: la manía de exprimir los barritos. Es así como los responsables de la investigación dijeron que esto hace que las parejas tengan un lazo más sólido y mientras más larga sea su relación, esa confianza se afianza más. 

El 45% de las pareja aseguró que esto lo hacen porque es una manía y notan los granitos que él o ella no pueden notar. Carla Peterson, directora de la investigación, dijo lo siguiente: “Este tipo de actividades no solo permite construir sólidos lazos de confianza sino que activa una parte del cerebro que hemos conservado casi intacta de nuestros antepasados”.

Además, el psicoterapeuta Matt Traube, confesó que la extracción de los barritos hace que una persona se sienta mejor consigo misma y le hace bien al cerebro también por lo que bota la hormona de la felicidad que se llama 'dopamina'. 

De acuerdo con la Universidad de Colorado, hay dos ciclos por los que pasa una persona al momento de reventar granitos: la primera es esa sensación de placer y bienestar y la otra es la necesidad de limpiarlo o sacarlo de ahí. 

Las opiniones están divididas ya que algunos creen que es algo normal y no tiene nada de malo pero otros lo ven como algo bastante antihigiénico.