Actualización: Jue, 16 / Ene / 2020 4:08 pm
Whatthegirl.com Lima Jue, 16 / Ene / 2020 11:59 am

Mujeres que no entran en chismes ni se meten en la vida de otros son más felices

Las mujeres felices no están pendientes de la vida de los demás, sino de disfrutar la suya.

Una mujer feliz vive la suya sin hacer daño a nadie.
Una mujer feliz vive la suya sin hacer daño a nadie.

Las mujeres que son felices son aquellas que piensan que la vida es una sola, disfrutan el momento y no están pendientes de la vida de los demás. Piensan en positivo y centran sus energías en atraer más felicidad e incluso la comparten con el resto. Son conscientes que el tiempo no se desperdicia y se levanta a pesar de las circunstancias. Ella es toda una feliz guerrera.

Sin embargo, las mujeres que NO son felices, siempre buscan llamar la atención de los demás, como forzándolos a saber de su presencia y prácticamente obligándolos a mantener amistades no reales con ellas. De este modo no son felices, aunque por un momento, ellas finjan serlo.

Ahora bien, la felicidad no significa estar alegre y con una sonrisa en el rostro todo el día. Más allá de un resultado, la felicidad es una decisión. Por más que atraviesen por un episodio triste, o puedan sentir dolor, cansancio o desanimo, las mujeres felices no dejan que estos sentimientos negativos las dominen. Con fuerza y entusiasmo le harán frente a cada obstáculo que se les presente.

Las chicas felices quieren que todos a su alrededor también lo sean. Ellas saben que la decisión de ser felices debe ser tomada con libertad. Su mantra de vida es: donde no hay libertad, no hay felicidad. Además, ellas no perderán el tiempo en discusiones tontas para ver quien tiene la razón, ellas están seguras de lo que saben y de lo que son capaces, por eso la opinión de terceros, lo toman de quien viene.

Cuando una chica es feliz, se centra solo en sus metas, pero eso sí, ayudan en lo que pueden a sus familiares y mejores amigos a cumplir las suyas. Para ellas nada es más satisfactorio que verlos cumpliendo cada uno de sus objetivos, pues eso, también las hace felices.

Una mujer cuando es feliz, respeta las decisiones de otros. No importa cuál sea tu credo, tu religión o tu orientación sexual, ellas no juzgan ni te critican pues entienden que no son jueces en la vida de los demás. Ellas son tolerantes y aunque no les guste tu estilo de vida, te comprenden fácilmente.

Si una mujer piensa en negativo y le desea el mal a los demás, solo atraerá energías malas. Por eso, las chicas que son felices quieren que los demás también lo sean dejando atrás sentimientos dañinos. En su vida, no hay espacio para la envidia ni mucho menos celebran las derrotas de los demás, al contrario, cada vez que pueden, ayudan.

El ser feliz significa disfrutar del momento y no centrarnos en ser el número uno. Ellas solo se fijan en su interior y no les importa quién va ganando. Ellas saben lo que pueden dar y se quieren a pesar de sus defectos. Satisfacen su espíritu y no las exigencias de los demás. Ahí radica la verdadera felicidad.