Actualización: Mié, 10 / Abr / 2019 12:36 pm
Whatthegirl.com Lima Mié, 10 / Abr / 2019 12:02 pm

Viral: amigos ebrios se disparan para probar chaleco antibalas

Los amigos Charles Ferris de 50 años y Christopher Hicks de 36, quisieron probar qué tan efectivo eran las chalecos antibalas así que adquirieron un par en Arkansas, Estados Unidos.

Viral: dos amigos ebrios se disparan para probar chaleco antibalas
Dos amigos ebrios se disparan entre sí para probar chalecos antibalas

Cuando las personas toman licor se desconocen. Muchas nos hemos topado con gente que hace locuras cuando están borrachas y la verdad es que es muy gracioso. Sin embargo, hay quienes se pasan de la raya cuando están bajo los efectos del alcohol.

Los amigos Charles Ferris de 50 años y Christopher Hicks de 36, quisieron probar qué tan efectivo eran las chalecos antibalas así que se adquirieron un par en Arkansas, Estados Unidos, para que pudieran hacer la 'mejor' hazaña de sus vidas sin importar el peligro.

Después de haber tomado demasiado, fueron a la casa de uno de ellos para hacer la locura que te contaré ahora. Ambos se pusieron los chalecos y fue Ferris quien le pidió a su amigo que le disparara en el pecho para ver qué tan efectivo era este elemento.

Así fue que lo hizo con un rifle de calibre 22, ¿puedes creerlo? Como sabrán, estos antibalas pueden detenerlo pero eso no evita que se sienta dolor ya que de alguna u otra manera detiene el impacto. Como Charles quedó bastante adolorido se vengó de la misma forma pensando que lo hizo a propósito cuando él se lo pidió.

Ni bien retomó su postura comenzó a dispararle a Christopher como seis veces por la espalda. Después se cayó ya que Ferris no aguantó el dolor y su esposa tuvo que llevarlo de emergencia al hospital más cercano. Lo peor de todo es que los vecinos escucharon los disparos.

Cuando vieron que los trasladaron al centro de salud, sacaron su historial delictivo y ambos estaban acusados de robo agravado, así que la policía dictaminó que podrían pasar 6 años en la cárcel por esos delitos incluyendo el uso indebido de armas.

Además, tendrían que pagar cada uno 10 mil dólares por daños y prejuicios y alterar el orden en la localidad. ¿En qué estaban pensando? Las autoridades llegaron a la conclusión de que tanto Ferris como Hicks no tenían por qué hacerlo pero como estaban bajo los efectos del alcohol, no estaban del todo conscientes. La verdad es que los ebrios pasan por cada cosa que parece gracioso pero esto pudo terminar mal, ¿no crees?