Whatthegirl.com Lima Martes, 04 / Jun / 2019

Carta a mi padre que me abandonó

Siempre me he preguntado cuál es la razón por la que te fuiste, sin embargo, tu presencia o ausencia no me hace falta, solo quería un por qué, nada más.

Día del padre: carta al hombre que me abandonó
Carta a mi papá: el hombre que me hizo pero no me quiso

Falta muy poco para el Día del Padre y hasta el día de hoy no entendía cuál era el propósito de esta fecha. La verdad es que se lo he celebrado tanto a mi mamá ya que ella se ha encargado de hacerme más fuerte mientras yo iba creciendo. Ella es madre y padre a la vez.

Siempre me he preguntado cuál es la razón por la que te fuiste, sin embargo, tu presencia o ausencia no me hace falta, solo quería un por qué, nada más. Cada vez que se lo pregunto a mi mamá no me responde, cambia de tema y déjme decirte que hasta ya me cansé de estarle cuestionando de algo que ya no viene al caso.

Me he demorado 24 años para escribir esta carta. Siempre me sentaba en mi escritorio para hacerlo pero cuando escribía una línea, arrugaba el papel y empezaba de nuevo, en ese entonces tenía un diario. Más lo hacía porque tenía la esperanza de que volvieras un día, ahora lo tengo clarísimo, eso no pasará.

No tenía valor para empezar de nuevo pero ver que mis hermanas y mi mamá estaban tan felices, jugando, sonriendo y todo lo que te puedas imaginar, me ha hecho pensar que no te necesitamos. Tuvieron que pasar tantos años para darme cuenta de eso, ¿gracioso, no? En el colegio hacían actuaciones para celebrarte y solo veía los papás de mis amigas.

Me ponía a pensar cómo será tu sonrisa, cómo caminabas, qué manías tenías, si te pondrías celoso de que te contara que tengo enamorado, o tener peleas por tonterías, pero claro, todo era imaginación, ni siquiera te conocí, pero mi hermana mayor sí.

Ella tiene 35 y cada vez que le preguntaba por ti me contaba algunas cosas pero ella también tenía un recuerdo vago ya que también la dejaste cuando era pequeña. ¿Sabías que el Facebook une personas? Así como puede ocasionarte alegrías, también tristezas.

Mi hermana se acuerda de una pelea que tuviste con mamá y le dijiste que no querías tener más una familia, que preferías estar solo, que lo tuyo no era criar hijos. Bueno, tal vez fue una decisión que tomaste porque estabas enojado, aún así no te guardo rencor, ¿sabes?

Cuando ella me dio tu nombre completo decidí buscarte en esta red social, claro que también tengo y puedo conversar con mis amigos pero mi único objetivo era saber de ti, ver tu cara. Así que te busqué y te encontré. No fue difícil ya que tienes un nombre no tan común.

Como dice mi cantante favorito, Rubén Blades, en el coro de su canción 'Pedro Navaja': "La vida te da sorpresas, sorpresas te la da vida, ay Dios". Y tremenda sorpresa que le llevé cuando comencé a stalkear todo tu perfil. Mientras más bajaba el cursor, con más cosas me encontraba.

Todo estaba bien hasta que te vi feliz en una foto con una señora y tres hijas. ¿Tres hijas? ¿No que no querías una familia ni hijos? Me sentí tan decepcionada que lloré, lloré mucho y no por el hecho de que hayas formado un hogar, sino porque nos mentiste y eso no se hace.

Cada vez que pasaba las fotos, vi que ibas a las actuaciones de la más pequeña, a tu nueva esposa le dedicabas frases de amor, a tus demás hijas la felicitabas por su graduación. Me alegro por ellas de que no hayan pasado por lo que nosotras no. Te vi tan feliz que ni siquiera tuve el valor de contactar contigo.

¿Para qué lo haría? Yo no soy como tú, no puedo arruinar la felicidad de alguien. Como te digo, no te guardo rencor, pero sí me da cólera que le hayas faltado a mi mamá y a mis hermanas mayores. Después de ver tu foto entendí que no eres lo que yo esperaba.

Lo mejor que pudiste hacer fue dejarnos, si con nosotras no fuiste feliz, sí lo eres con esa nueva familia que ahora tienes. Me alegro bastante de que las niñas, mis hermanas, tengan con quien compartir un Día del Padre pero ¿sabes qué? Yo también. Mi mamá nos ha dado tanto amor que ha cumplido su función de padre y madre a la vez.

Hoy fue el día de mi graduación como Periodista y me hubiera encantado verte feliz por mí, pero con tan solo ver sonreír a mi mamá me di cuenta que no te necesité, necesito ni necesitaré. No me hiciste falta antes menos ahora. Solo me queda agradecerte.

Pensarás que estoy loca pero sí, te agradezco, porque es por ti que me hice fuerte. Si no te hubieras ido mi mamá no hubiera sido la mujer maravilla que es ahora. Mi diploma te lo dedico a ti. Mi esfuerzo te lo dedico a ti. Gracias señor, y no te asombres porque "mi papá" no eres. Lo que soy es por ella. Tu solo me engendraste, eres el hombre que me hizo pero no me quiso.